Las enfriadoras aportan una gran variedad de beneficios para los procesos industriales.

1º Beneficio

Proporcionar un control de temperatura preciso. Un buen ejemplo de esto es la industria alimentaria, que requiere un grado muy alto de precisión en la temperatura para garantizar la integridad de un producto. Otro ejemplo es el moldeo por inyección, que requiere que se mantengan límites de temperatura precisos para evitar fisuras, deformaciones y otros problemas con el producto final.

2º Beneficio

Es eliminar el exceso de calor. Si no se eliminase, se seguiría acumulando e incrementando. Para evitar problemas como paradas, reducción de los tiempos de producción y fallos en lo equipos, es esencial eliminar dicho calor. ¡Y eso se consigue con las enfriadoras!

3º Beneficio

Es la disminución del consumo de agua. En lugar de un sistema de paso único, la enfriadora recircula el agua de refrigeración. Esa recirculación minimiza el impacto medioambiental y el coste del consumo de agua, el cual puede resultar bastante caro.